¿Tiene mi hijo disfunción mitocondrial?

 

Las mitocondrias son responsables de la producción de ATP, trifosfato de adenosina, que es la moneda de energía del cuerpo.

La enfermedad mitocondrial afecta tejidos de alto consumo de energía como el tracto digestivo y el sistema inmunológico, creando síntomas clínicos extremos que resultan en enfermedad neurológica, enfermedad gastrointestinal o disfunción inmune. La disfunción mitocondrial es más sutil. Sus síntomas son menos severos, por lo que se pasan por alto. La enfermedad mitocondrial es diagnosticada por biopsia muscular.

Signos y Síntomas de la Disfunción Mitocondrial

  • Fatiga
  • Alteración del lenguaje (apraxia)
  • Deterioro social
  • Debilidad
  • Torpeza
  • Crecimiento deficiente
  • Disfunción gastrointestinal (estreñimiento o diarrea)
  • Convulsiones
  • Dolores de cabeza
  • Retardo o regresión del desarrollo
  • Tono muscular bajo
  • Retardo cognitivo (generalmente procesamiento lento)

Causas de la disfunción mitocondrial

  • Exposición a metales pesados (mercurio, plomo, arsénico, cadmio, aluminio)
  • Exposición a plaguicidas
  • Exposición de gases de escape diesel
  • Exposición a endotoxinas como ácido propiónico de clostridios intestinales
  • Paracetamol
  • Risperidona
  • Salicilatos (como la aspirina)
  • Ácido valproico
  • Multiantibioterapia
  • Hipoxia (exposición a niveles de oxígeno inferiores a lo normal)
  • Anemia
  • Disminución de las reservas metabólicas (nutrientes, glutatión)

Cómo puedo ayudar en la disfunción metabólica en nuestros niños

  1. Aumentar la nutrición. Aumentar la frecuencia y la calidad de las comidas.
  2. Mejorar la hidratación. Para que la transferencia de nutrientes sanos ocurran dentro y entre las células, se necesita una función sana de la membrana celular, que depende de la hidratación de la célula.
  3. Evitar tóxicos. La exposición de metales pesados; amalgamas dentarias, grandes peces de agua fría, pintura vieja y tuberías de plomo, agua potable, suelo, ciertos ambientes y ciertos productos metálicos. Plaguicidas. Los gases de escape diesel contaminan el aire cerca de las principales autopistas y en las grandes ciudades. Las infecciones digestivas aumentan la exposición a las toxinas bacterianas.
  4. Evitar ciertos medicamentos. Evite el abuso de antibióticos.Risperidona, en particular, es un medicamento común prescrito a nuestros niños que afecta negativamente la función mitocondrial.
  5. Evite extremos de temperatura ambiental. El cuerpo no tendrá que gastar tanta energía para enfriar o calentar el cuerpo si mantiene a su hijo fuera de temperaturas extremas.
  6. Evite tabletas y WIFI.
  7. Fomente ejercicio moderado. El ejercicio aumenta el número de mitocondrias en las células.

Suplementos principales:

  • L- carnitina
  • Coenzima Q10
  • Vitamina B1 (tiamina)
  • Vitamina B2 (riboflavina)

Suplementos de apoyo:

  • La vitamina B6 (piridoxina)
  • Vitamina B5 (ácido pantoténico)
  • Vitamina E
  • Vitamina C
  • Ácido alfa lipoico
  • Vitamina K
  • Ácido folínico
  • Metil – B – 12 (metilcobalamina)
  • Selenio
  • Ginkgo biloba
  • D – ribosa
  • Acetil-L- carnitina
  • Glutatión

 

Los comentarios están cerrados.