Déficits nutricionales en autismo y déficit de atención

Los niños con trastornos del desarrollo neurológico como el autismo y el TDAH tienen múltiples deficiencias nutricionales.  Estas deficiencias son causadas por una ingesta inadecuada de nutrientes, incapacidad para digerir y asimilar nutrientes y / o incapacidad para convertir los nutrientes a la forma activa a nivel celular.

Una vez identificadas las deficiencias, pueden corregirse mediante una dieta adecuada, un soporte digestivo y / o una suplementación terapéutica.

Varios estudios han identificado las deficiencias más comunes encontradas en nuestros niños, incluyendo vitaminas B (B1, B3, B5, B6, B12, biotina y folato), vitamina C, vitaminas liposolubles (A, D, E y K), minerales como magnesio, zinc y selenio y ácidos grasos (DHA, LA, y ALA).

Las deficiencias de nutrientes típicamente surgen de:

  1. Mala digestión. 
  2. Trastornos gastrointestinales. 
  3. Incapacidad para convertir y utilizar los nutrientes a nivel celular

LA VITAMINA B6 (PIRIDOXINA Y PIRIDOXAL-5-FOSFATO / P5P)

La vitamina B6 (piridoxina y piridoxal-5-fosfato / P5P) desempeña un papel activo en más de 100 reacciones enzimáticas, principalmente relacionadas con el metabolismo de las proteínas. La piridoxina es la forma inactiva de B6 y el piridoxal-5-fosfato (P5P) es la forma activa.

P5P se requiere en una amplia variedad de funciones metabólicas en el cuerpo, especialmente en el metabolismo de aminoácidos y en el sistema nervioso central, donde apoya la producción del neurotransmisor GABA (ácido gamma-aminobutírico). La P5P también es necesaria para el metabolismo de los neurotransmisores norepinefrina  y acetilcolina, y es el regulador de la histamina. P5P también se requiere en el metabolismo del azufre y ayuda a reciclar grupos de metilo, ambos componentes críticos de la capacidad del cuerpo para desintoxicar pesticidas, aditivos, metales pesados y otras toxinas.

Aunque B6 está ampliamente disponible en los alimentos, no se encuentra en altos niveles en la mayoría de ellos y se reduce aún más al cocinar y/o procesarlos. Las mejores fuentes de alimentos de B6 son carnes (vísceras), pescado, aves de corral, granos enteros (sin procesar) y espinacas.

TAURINA

La taurina es un aminoácido que desempeña un papel importante en el metabolismo cerebral. Se ha demostrado que la taurina es el aminoácido más agotado al evaluar la producción urinaria de los trastornos del espectro autista.

Taurina interviene como un neurotransmisor inhibitorio, ayudando en el control de la epilepsia.

Taurina también funciona en los tejidos eléctricamente activos en el cerebro y el corazón mediante la estabilización de las membranas celulares. La taurina ayuda a preservar el exceso de azufre en el cuerpo y en la función de la vesícula biliar.

Las principales fuentes de alimento de la taurina son carnes y pescados (especialmente mariscos).

Taurina es producida por el cuerpo a partir del aminoácido cisteína en presencia de P5P (B6 activo).

ÁCIDOS GRASOS

Tanto la investigación como la sintomatología indican que estos niños son deficientes en ácidos grasos.

  • Son una parte importante de las membranas celulares
  • Son necesarios para una función hepática sana
  • Son necesarios para la absorción de vitaminas liposolubles
  • Son necesarios para el uso adecuado de proteínas en el cuerpo
  • Son imprescindibles para la gestión del proceso inflamatorio

Las fosfatidiletanolaminas constituyen el 45% de los fosfolípidos en el tejido nervioso, incluyendo la sustancia blanca del cerebro, los nervios, el tejido neural y la médula espinal. Los ácidos grasos esenciales (EFAs) son ácidos grasos requeridos por el cuerpo pero que no producimos. Los ácidos grasos esenciales incluyen el ácido linoleico omega-6 (LA) y el ácido alfa-linolénico omega-3 (ALA).

Las grasas que son condicionalmente esenciales son aquellas que pueden ser generadas por el cuerpo a partir de otras grasas. Incluyen los ácidos grasos omega-6 ácido gamma-linolénico (GLA), el ácido araquidónico (AA), ácidos grasos omega-3 ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA).

Estas grasas se obtienen a través de reses alimentadas con pastos, huevos y peces grasos de agua fría. Otra fuente de es el aceite de hígado de bacalao que contiene vitamina A y vitamina D.

¿Cuál es el problema fundamental del glifosato?

Piezoelectricidad del colágeno.

El glifosato sustituye a la glicina en diversas proteínas de nuestro cuerpo, como el colágeno.

Es el aminoácido más pequeño y el único no quiral de los 20 aminoácidos presentes en la célula. La quiralidad es la propiedad de un objeto de no ser superponible con su imagen especular. Los aminoácidos quirales ofrecen la capacidad a sus células de polarizar la luz. Esta señalización óptica es indispensable para el normal funcionamiento intercelular.

La glicina puede encajar en entornos hidrofílicos o hidrófobicos, debido a su cadena lateral mínima que contiene sólo un átomo de hidrógeno. En cambio el glifosato es químicamente muy diferente de la glicina debido a su capacidad aquiral. Sus átomos de nitrógeno se quelan con átomos de metal circundantes y destruyen la estereoquímica proteica.

Cuando el nitrógeno del pesticida se une a los iones de cobre del colágeno, pierde su capacidad de convertirse en piezoeléctrico y liberar una señal eléctrica, arruinando el efecto Faraday de los tejidos. Cualquier alimento con residuos de glifosato hace que el colágeno de esas células no transfiera energía y pierde su capacidad piezoeléctrica de la señalización.

http://www.mdpi.com/1099-4300/15/4/1416/htm

¿Tiene mi hijo disfunción mitocondrial?

 

Las mitocondrias son responsables de la producción de ATP, trifosfato de adenosina, que es la moneda de energía del cuerpo.

La enfermedad mitocondrial afecta tejidos de alto consumo de energía como el tracto digestivo y el sistema inmunológico, creando síntomas clínicos extremos que resultan en enfermedad neurológica, enfermedad gastrointestinal o disfunción inmune. La disfunción mitocondrial es más sutil. Sus síntomas son menos severos, por lo que se pasan por alto. La enfermedad mitocondrial es diagnosticada por biopsia muscular.

Signos y Síntomas de la Disfunción Mitocondrial

  • Fatiga
  • Alteración del lenguaje (apraxia)
  • Deterioro social
  • Debilidad
  • Torpeza
  • Crecimiento deficiente
  • Disfunción gastrointestinal (estreñimiento o diarrea)
  • Convulsiones
  • Dolores de cabeza
  • Retardo o regresión del desarrollo
  • Tono muscular bajo
  • Retardo cognitivo (generalmente procesamiento lento)

Causas de la disfunción mitocondrial

  • Exposición a metales pesados (mercurio, plomo, arsénico, cadmio, aluminio)
  • Exposición a plaguicidas
  • Exposición de gases de escape diesel
  • Exposición a endotoxinas como ácido propiónico de clostridios intestinales
  • Paracetamol
  • Risperidona
  • Salicilatos (como la aspirina)
  • Ácido valproico
  • Multiantibioterapia
  • Hipoxia (exposición a niveles de oxígeno inferiores a lo normal)
  • Anemia
  • Disminución de las reservas metabólicas (nutrientes, glutatión)

Cómo puedo ayudar en la disfunción metabólica en nuestros niños

  1. Aumentar la nutrición. Aumentar la frecuencia y la calidad de las comidas.
  2. Mejorar la hidratación. Para que la transferencia de nutrientes sanos ocurran dentro y entre las células, se necesita una función sana de la membrana celular, que depende de la hidratación de la célula.
  3. Evitar tóxicos. La exposición de metales pesados; amalgamas dentarias, grandes peces de agua fría, pintura vieja y tuberías de plomo, agua potable, suelo, ciertos ambientes y ciertos productos metálicos. Plaguicidas. Los gases de escape diesel contaminan el aire cerca de las principales autopistas y en las grandes ciudades. Las infecciones digestivas aumentan la exposición a las toxinas bacterianas.
  4. Evitar ciertos medicamentos. Evite el abuso de antibióticos.Risperidona, en particular, es un medicamento común prescrito a nuestros niños que afecta negativamente la función mitocondrial.
  5. Evite extremos de temperatura ambiental. El cuerpo no tendrá que gastar tanta energía para enfriar o calentar el cuerpo si mantiene a su hijo fuera de temperaturas extremas.
  6. Evite tabletas y WIFI.
  7. Fomente ejercicio moderado. El ejercicio aumenta el número de mitocondrias en las células.

Suplementos principales:

  • L- carnitina
  • Coenzima Q10
  • Vitamina B1 (tiamina)
  • Vitamina B2 (riboflavina)

Suplementos de apoyo:

  • La vitamina B6 (piridoxina)
  • Vitamina B5 (ácido pantoténico)
  • Vitamina E
  • Vitamina C
  • Ácido alfa lipoico
  • Vitamina K
  • Ácido folínico
  • Metil – B – 12 (metilcobalamina)
  • Selenio
  • Ginkgo biloba
  • D – ribosa
  • Acetil-L- carnitina
  • Glutatión

 

Sensibilidad al fenol

fenol
 

Los fenoles son compuestos que se encuentran tanto en la naturaleza como en los alimentos artificiales. Los fenoles (salicilatos, aminas y glutamatos) pueden ser un factor importante en los síntomas inexplicables de su hijo.

El fenol es también llamado ácido carbólico, ácido fénico, alcohol fenílico, ácido fenílico, fenilhidróxido, hidrato de fenilo, oxibenceno o hidroxibenceno.

Algunas cajas de cereales se rocían con conservantes fenólicos (BHA, o hidroxianisol butilado) para extender su vida útil.

Algunos fenoles químicos se parecen a los neurotransmisores y pueden comportarse como neurotoxinas. Un ejemplo es el glutamato monosódico, que actúa como estimulante. También se añade a muchos alimentos.

Fenoles naturales o vegetales se encuentran en casi todos los alimentos que comemos, por lo que no se puede evitar por completo. Los salicilatos  se encuentran sólo en los alimentos vegetales y pueden causar muchos síntomas diferentes. El signo revelador de una sensibilidad al salicilato son las mejillas y las orejas rojas tras su ingestión. Ejemplos de alimentos con alto contenido de salicilato:   manzanas,  hierbas y especias, miel, tomates (ketchup, salsa de tomate, etc.), fresas y uvas.

Las aminas  se encuentran en la planta, la carne y los productos lácteos. Estas aminas libres son fruto de la descomposición de proteínas. Ejemplos: plátanos, chocolate, fresas y alimentos fermentados y ahumados como chucrut, salami, tocino y yogur.

Los glutamatos los encontrarán en caldo de hueso, gelatina, proteínas fermentadas y salsa de soja.

Los fenoles también pueden ser producidos por el cuerpo como subproductos del crecimiento excesivo de levaduras o desequilibrios microbianos en el intestino.

Para descomponer los fenoles naturales y químicos, usamos la fenol-sulfotransferasa junto con sulfato. Enzima y sustrato que los niños con autismo tienen en concentraciones bajas por trastornos de metilación y transulfuración.

A diferencia de otras intolerancias alimentarias, los síntomas de las sensibilidades a los compuestos fenólicos se observan comúnmente entre 20 minutos y dos horas después de la exposición.

Síntomas de la sensibilidad al fenol:

  • Risa inapropiada
  • Hiperactividad
  • Fatiga
  • Las mejillas y / o las orejas rojas
  • Agresión
  • Comportamiento desafiante
  • Dolores de cabeza
  • Impaciencia
  • Comportamiento auto agresivo
  • Función neuromuscular deficiente
  • Problemas para quedarse dormido por la noche
  • Vigilia nocturna
  • Deseos de alimentos con alto contenido de fenol
  • Diarrea
  • Enuresis diurna o nocturna / incontinencia
  • Problemas respiratorios
  • Erupciones en la piel

 

Tratamiento

Las sensibilidades del fenol se pueden tratar con la dieta, la suplementación, curando el intestino y el apoyo del ciclo de la metilación / sulfatación.

  1. Pruebe una dieta baja en fenol
  2. Tome  suplementación enzimática.
  3. Aumente los niveles de sulfato con baños de sal Epsom.
  4. Aumente los niveles de sulfato con la dieta.
  • Ajo
  • Cebollas
  • chalotes
  • Puerros
  • Coles de brócoli y brócoli
  • Repollo
  • Huevos, aves y carnes
  1. Apoye el ciclo de metilación
  2. Aborde las infecciones intestinales o los desequilibrios e intestinos con fugas.

Fármacos que favorecen la pérdida de memoria

Lista de medicamentos que pueden favorecer la pérdida de memoria:

  • parkinson – escopolamina, atropina, glicopirrolato
  • epilepsia – fenitoína o dilantin
  • analgésicos – heroína, morfina, codeína
  • pastillas para dormir – Ambien, Lunesta, Sonata
  • benzodiazepinas – Valium, Xanax, Ativan, Dalmane
  • quinidina
  • naproxeno
  • esteroides
  • antibióticos (quinolonas)
  • antihistamínicos
  • interferones
  • fármacos para la hipertensión
  • insulina
  • bloqueadores beta (especialmente los utilizados para el glaucoma)
  • metildopa
  • antipsicóticos – haloperidol
  • antidepresivos tricíclicos
  • litio
  • barbitúricos – amictal, nembutal, fenobarbital
  • medicamentos de quimioterapia

¿Qué es la intolerancia a la histamina?

La investigación está comenzando a demostrar que el microbioma intestinal puede ser el principal causante de la intolerancia a la histamina.

La intolerancia a la histamina resulta del desequilibrio de la histamina acumulada y de la incapacidad de degradación de la misma. Aproximadamente la presenta el 1% de la población.

La histamina es una amina biogénica producida endógenamente por mastocitos y basófilos como parte de la respuesta inmune inflamatoria. Es conocido que ciertas bacterias intestinales, pueden convertir la histidina de los alimentos en histamina, gracias a la enzima histamina descarboxilasa.

Las altas concentraciones de histamina se pueden encontrar en los productos alimenticios de fermentación microbiana, como el queso envejecido, el chucrut, el vino, la cerveza y la carne procesada, así como los alimentos microbiológicamente estropeados (es decir, los pescados y los mariscos no cocinados). Las histaminas también se encuentran en varias frutas y verduras. Por otra parte los cítricos, tienen la capacidad de liberar histamina directamente de los mastocitos tisulares.

La diamina oxidasa (DAO) es la principal enzima necesaria para el metabolismo de la histamina ingerida. Las enzimas DAO se sintetizan y almacenan dentro del epitelio del intestino delgado y colon. Tras la ingestión de histamina, las enzimas trabajan para metabolizar la histamina y por lo tanto reducir la cantidad absorbida en el torrente sanguíneo. Una baja actividad DAO supone la acumulación de histamina, que con el tiempo (no siempre inmediatamente) puede resultar en numerosos síntomas que imitan una reacción alérgica.

Los receptores de histamina están localizados en múltiples áreas del cuerpo tales como el intestino, la piel, el epitelio, los vasos sanguíneos, el sistema nervioso y los bronquiolos. Esta es la razón por la que la intolerancia a la histamina puede manifestarse en una gran variedad de síntomas, que afectan a muchos sistemas del cuerpo.

Se ha investigado un posible origen genético de la reducción del metabolismo de la histamina. Se ha demostrado que varios polimorfismos de un sólo nucleótido en el gen DAO están asociados con enfermedades inflamatorias y neoplásicas gastrointestinales, tales como alergia alimentaria, enteropatía sensible al gluten, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa y adenoma de colon.

Se sabe que tanto el sobrecrecimiento bacteriano intestinal como la disbiosis pueden causar cantidades considerables de inflamación en la mucosa intestinal debido al aumento de la liberación de lipopolisacáridos (LPS), la producción de citoquinas inflamatorias y la activación inmune. Por lo tanto, la inflamación manifestada puede causar una disfunción de la DAO.

El exceso de determinadas bacterias como Lactobacillus caseiparacaseiStreptococcus thermophilesL. delbrueckiiL. bulgaricusL. reuteriL. brevis y Lactococcus lactis, pueden producir histamina. Varias especies de Escherichia coli aumentan la producción de histamina.

El tratamiento incluye la eliminación de determinados alimentos complementando con enzimas DAO (incluyendo cofactores como la vitamina C y B6), así como el uso de sustancias antihistamínicas naturales para estabilizar los mastocitos como la quercetina y la vitamina C. Evitaremos fármacos que promueven la actividad de DAO (por ejemplo, AINE y antibióticos).

Por último, complementar con cepas probióticas que degradan la histamina bifidobacterias (particularmente Bifidobacterium infantis ), L. plantarum , L. rhamnosusL. salivarius y L. gasseri.

También es importante abordar las causas subyacentes como intestino contaminado y disbiosis.

 

¿Me puedo poner un tatuaje papá?

 

La falta de regulación es ligeramente inquietante teniendo en cuenta que el 36 por ciento de las personas de 18 a 25 años tienen tatuajes, y hasta un 40 por ciento de 26-40 años de edad.

Muchos pigmentos utilizados en tintas de tatuaje son colorantes industriales adecuados para tinta de impresora o pintura para automóviles. Las tintas del tatuaje contienen una enorme variedad de metales pesados. Por ejemplo, las tintas rojas contienen a menudo mercurio que se queda de forma permanente en la piel. La FDA no ha aprobado ningún pigmento para la inyección en la piel, hasta la fecha.

La solución transportadora de la tintas para tatuajes contiene sustancias nocivas tales como alcoholes desnaturalizados, metanol, anticongelante, detergentes, formaldehído y aldehídos tóxicos.

Los salones de tatuajes son regulados desde el punto de vista higiénico pero no se les pide a los fabricantes los ingredientes que contiene su tinta.

Es conocido que los tatuajes pueden causar infecciones, reacciones alérgicas, queloides (formación de una cicatriz hipertrófica), granulomas (inflamación) y posibles complicaciones en las resonancias magnéticas.

Se han encontrado ocho casos de melanoma maligno en la zona del tatuaje. Las tintas de tatuajes pueden contener carcinógenos, pero no está claro si los casos reportados de cáncer de piel están asociados con tatuajes o se han producido coincidentemente.

Un estudio de investigación publicado recientemente por la Universidad de Texas Southwestern Medical School en Dallas descubrió que el tatuaje comercial “inocente” puede ser el distribuidor número uno de la hepatitis C. El estudio fue publicado en La revista Medicine (Haley RW, Fischer RP, Tatuaje comercial como una fuente potencial de infección por hepatitis C, Medicina, Marzo 2000; 80: 134-151).